viernes, 2 de mayo de 2008

Eufemismos por y sobre Botvinnik



Cuando leemos un libro de ajedrez solemos encontrarnos con un lenguaje correcto, apropiado al comentario de partidas o análisis de posiciones, pero si el texto contiene detalles históricos o biográficos que hay que matizar o solo revelar en parte, aparece una figura peculiar "El eufemismo".
Esto se muestra claramente en un obra, que el antiguo campeón del mundo Botvinnik escribió en 1949 con sus mejores partidas del periodo 1926 - 1946 "100 selected games". Este texto fue publicado en inglés en 1951, edición de la cual un ejemplar ha llegado a nuestras manos procedente de Inglaterra.
La lectura de este libro nos ha hecho reflexionar sobre la importancia del lenguaje en la descripción de las partidas y la vida de los ajedrecistas. El texto que nos ocupa reparte sus capítulos por años y las mejores partidas jugadas por Botvinnik en ellos, con extensos análisis de gran nivel.

El autor precede todos los capítulos con una corta introducción donde explica su carrera ajedrecística en aquella época. Es en estas introducciones donde, para nuestra sorpresa , hemos encontrado un lenguaje peculiar y eufemístico con que Botvinnik describe algunos momentos de su biografía.

Evidentemente el libro fue escrito en plena Guerra Fría en la era estalinista, donde había que cuidar mucho lo que se escribía y como. El uso del eufemismo con virtuosismo era esencial para controlar la información y su difusión.
Como la memoria siempre lo amalgama todo, nos trajo el recuerdo de lecturas pasadas y así pudimos desempolvar una opinión con doble sentido, expresada por David Bronstein sobre el Patriarca del Ajedrez Ruso.

Nos encontramos por tanto ante dos eufemismos sobre Botvinnik, uno redactado por él mismo y otro por su otrora némesis D. Bronstein.
El verdadero significado del mensaje que quieren transmitir lo hemos encontrado en otras dos obras, dignas de lectura, que aclararemos a continuación. Pasemos a los hechos.

Eufemismo nº 1:
Botvinnit escribió en la página 189 de sus "100 partidas selectas" cuando habla de su carrera en el año 1941: "Cuando la Gran Guerra Patria llegó, la necesidad por defender a la Madre Patria me llevó a la aplicación de mis cualidades en diferentes asuntos".
¿Que quirere decir el autor con esta frase?

Respuesta al eufemismo 1:
El auténtico significado de la frase de Botvinnik la encontramos en el Tomo II de "Mis Geniales Predecesores" de Kasparov, que como discípulo predilecto del Campeón Mundial conocía bien su biografía. En la página 137 se escribe: "Botvinnik fue evacuado con su familia a los Urales, donde escribió una carta a las autoridades soviéticas pidiéndoles que se le concediera tiempo libre para jugar al ajedrez. La respuesta fue una resolución del propio Molotov: "Es esencial que el camarada Botvinnik conserve su capacidad ajedrecística y que por tanto se le provea de tiempo libre para seguir progresando"

Kasparov aclara que Botvinnik en este tiempo de alejamiento de los frentes de guerra, analizó todas las partidas del match - torneo de 1941, siguió progresando y así ganó posteriormente el 13 y 14 campeonato de la URS.

Se libró de los combates de la guerra y sus atrocidades y pudo concentrar sus esfuerzos en su carrera como ajedrecista. ¡Que privilegio!

Eufemismo nº 2
Bronstein escribe en su obra "200 partidas abiertas", comentando su gambito de rey contra Botvinnik en el campeonato de 1952 y la necesidad de improvisar sobre el tablero: "Botvinnik es el primero en la teoría ajedrecística, lo que aprendemos hoy , él lo aprendió ayer y lo que aprendamos mañana el lo ha aprendido hoy."
¿Que enigma esconden estas palabras?

Respuesta al eufemismo 2
Esta vez hallamos la respuesta en una obra posterior de Bronstein "El Aprendiz de Brujo"; donde en la página 22 al hablarnos de su match por el campeonato del mundo nos dice tajantemente: " Él (Botvinnik) impidió que estudiase cualquiera de sus partidas recientes, y por tanto no pude prepararme para el match como yo hubiese deseado. Por otra parte, yo había jugado más de cien partidas en importantes torneos en los tres años previos y Botvinnik tuvo todo el tiempo del mundo para estudiar mis partidas."

Es decir, Botvinnik controlaba toda la información en el ajedrez ruso de la época y de forma privilegiada según sus intereses. Contaba con un equipo de analistas que trabajaba para él y le aportaban todo tipo de novedades sobre sus adversarios.

Está claro que la Historia del Ajedrez esconde muchos aspectos que vistos con el prisma del tiempo y a través de pacientes lecturas pueden ser intuidos y en parte descubiertos.



7 comentarios:

Damián dijo...

Muy interesante es web, realmente mis felicitaciones!

Quisiera discutir algunas cosas sobre este artículo.

Cuando la segunda guerra mundial empieza, Botvinnik interrumpe su actividad ajedrecística y trabaja como ingeniero en una fábrica de los Urales.

Tras la guerra gana dos torneos nacionales (1944 y 1945). En 1946 ganó el torneo de la Victoria, organizado por las potencias aliadas en Groninga.

Tras la muerte de Aliojin en posesión de la corona mundial, la FIDE se hizo cargo de organizar un torneo por el título del mundo. El torneo se jugó en 1948 entre La Haya y Moscú (en el salón de columnas de la Casa del Sindicato obrero), a cinco vueltas y Botvínnik resultó claro vencedor. Él atribuyó su triunfo a que había cometido menos errores.

Tras conseguir el título mundial Botvínnik no de prodigó en torneos. Casi lo único que jugaba era la defensa del título mundial y el torneo de la URSS.

Hay cosas que no están tan claras como parecen.
Quizá hay que hacer lo que Botvinik le dijo a Kasparov cuando este tenía 15 años aprox.

«Tienes que pensar con tu propia cabeza, en la vida, como en el ajedrez, siempre hay que dudar, buscar la verdad».

Salduos, y mis felicitaciones nuevamente!

Luis Méndez Castedo dijo...

Hola Damián:
Gracias por tus felicitaciones, hacemos lo que podemos.

Realmente desconocemos muchas cosas de aquella época y algunas de las que encontramos solo dan lugar a especulaciones. Esperemos que al seguir leyendo libros sobre el tema encontremos la verdad, o alguien escriba alguno que nos la revele.
Un abrazo
Luis Méndez

Alessandro Balossini dijo...

Hi Luis! Nice work, this article is very interesting... and this blog is great!!! Thnx for your comment about Fabio Lotti's article about Botvinnik :-)

Alessandro Balossini dijo...

P.S.: added just right now your blog in my link section ;-)

Christian dijo...

Yo creo habría sido más conveniente para responder a la pregunta, en vez de leer el libro del "historiador" Kaspárov, revisar la autografía del propio Botvínnik, "Achieving the Aim", donde en las páginas 80-87, cuenta su vida durante la guerra y deja una impresión distinta a la de hombre "privilegiado". Puedo mencionar algunas frases: "Me hicieron un examen médico y me dieron un certificado de exención por mi mala visión. Pedí ser enviado al frente como voluntario, pero rehusaron." "Ayudé a un camarada a construir un filtro de aire eléctrico para refugios contra bombardeos." "Cedí mi auto al ejército." "Dimos el oro de la familia al Fondo de Defensa." Luego se le permitió acompañar a su esposa, cuyo Ballet fue trasladado a Perm, donde tuvo que buscar trabajo como ingeniero. Su hermano quedó en Leningrado, donde murió en el sitio. "Cuando el bebé creció tuve que vender la máquina de escribir [que ganó en Nottingham 1936]." "Tras la victoria en Stalingrado... [pude comenzar a] prepararme para el match con Alekhine... anotando las partidas del Campeonato Absoluto... Trabajaba por la noche, pero había pocos minutos libres para ello." En enero de 1943 se le encomendó la tarea de talar árboles para leña; pero quedaba tan exhausto que ya no podía trabajar en su libro. Así que escribió a Molotov y obtuvo tres días libres por semana (entre ellos el domingo [!]). Poco después, retornaron las actividades ajedrecísticas en una Unión Soviética optimista por el resultado de la guerra.

Luis Méndez Castedo dijo...

Hola Cristian:
Ante todo gracias por tu comentario, se ve que también te gusta la historia del ajedrez.

En cuanto a tu aportación solamente quiero aclarar que mi artículo trata sobre los eufemismos alrededor de la figura de Botvinnik, y que nos pueden dar alguna referencia sobre las luces y sombras que llenaron la vida del patriarca del ajedrez soviético.

El tema de los privilegios, para mi no tiene discusión, y el mismo Botvinnik lo está diciendo en su biografía, como tantas otras no exenta de autocomplacencia.
Piensa que estamos hablando de la década de los años treinta y cuarenta, periodo de hierro del estalinismo, durante el cual la conducta de los ciudadanos incluidos sus desplazamientos estaba absolutamente controlada y nuestro protagonista mostraba en su vida hechos excepcionales, de un absoluto privilegio para cualquier ciudadano soviético de la época, por ejemplo:
1. Recibía una buena remuneración económica como ajedrecista.
2. Tenía automovil propio (todo un lujo)
3. Se relacionaba directamente con los altos cargos del partido como Molotov y tenía como protector al todo poderoso Krylenko a los que recuría cuando lo necesitaba.
4. Podía viajar al extranjero sin problemas y con su esposa.
5. Se le favorecía con respecto a otros maestros, como ocurrió con el campeón ruso de 1937 G. Levenfish, que por cierto no recibía estipendio alguno del estado por su labor de ajedrecista, al que se le obligó a poner en juego su título en un match con Botvinnik, título que conservó ya que el encuentro terminó en empate, y que sin embargo se le negó el permiso para viajar al torneo del AVRO. Botvinnik no tuvo ningún problema.

Por otra parte tengo que decir que estos privilegios se los habían concedido porque era lo mejor que el sistema soviético podía mostrar al mundo. Un miembro del partido comunista brillante, con excelentes resultados competitivos, disciplinado de caracter y de conducta irreprochable; un ejmplo a seguir por los camaradas obreros y las juventudes comunistas.

El libro de Genna Sosonko "Siluetas del ajedrez ruso" muestra jugosos comentarios sobre toda esta época del ajedrez soviético.

Cambiando de tema, he revisado tu página web y me parece muy interesante.
Un abrazo desde Gijón - Asturias - España.

Christian dijo...

Nueva dirección: http://ara.org.ar/chs/ajedrez/perlas/index.html.
Saludos,
Christian Sánchez
Rosario, Argentina