lunes, 10 de febrero de 2014

Los efectos de la Gran Guerra


Soldados del Regimiento de la Reserva de Infantería n.º 259 jugando al ajedrez y a las cartas durante la Gran Guerra.Tomada de www.flickr.com/photos/drakegoodman.

Cuando los cuatro jinetes del Apocalipsis cabalgan capitaneados por la guerra sus efectos sobre nosotros son demoledores. Muerte y sufrimiento aparecen por todas partes y todo vestigio de cultura se destruye sin piedad. El ajedrez no queda inmune a estos efectos y sufre las consecuencias. Podemos decir que los jinetes del Apocalipsis no saben jugar al ajedrez. Evidentemente las dos grandes guerras mundiales fueron devastadoras para el juego de Caissa.
Este año se cumple el centenario de la llamada Primera Guerra Mundial, lo que nos da pie para recordar los siguientes hechos: el último gran torneo que se jugó en Europa a finales de julio de 1914 fue el de Manhein, que tuvo que ser suspendido poco después de que Austria llamara a la movilización militar general. Algunos jugadores como Marshall, pudieron regresar a su país y seguir jugando, pero otros quedaron fuera de los torneos durante muchos años, incluso un  grupo de los participantes en Manhein fueron encarcelados durante cierto tiempo. Ossip Bernstein no participó en  competiciones durante dieciocho años después del de St. Petersburg. Aaron Nimzovich estuvo ausente del ajedrez hasta 1920.
                Pero el sacrificio de otros fue aún mayor, como el de Karl Schlechter. Debilitado por el hambre, el gran maestro Austriaco falleció de neumonía en la Navidad de 1918. También hubo otras tristes casualidades. El presidente de la Federación Británica de Ajedrez F.G. Maumann, falleció en Mayo de 1915 junto a otras 1200 personas cuando el S.S. Lusitania, en ruta entre New York y Liverpool, fue hundido por un submarino alemán. Ese mismo año el S.S. Hesperian también fue hundido con todas las copias del número de septiembre de la revista British Chess Magazine, dispuestas para su distribución en América.
                Uno de los pocos afortunados, entre los grandes maestros, fue Frank Marshall. En la neutral Estados Unidos pudo participar en dos torneos mayores durante los cuatro años y medio que duró la guerra. La siguiente partida es una de las últimas que jugó en Europa antes de estallar el conflicto.


Marshall - Reti
Mannheim, 1914
(Tomada de ANDY SOLTIS, Frank Marshall, United States chess champion: a biography with 220 games, Jefferson, North Carolina, McFarland & Company, 1994) Los comentarios han sido traducidos por el autor del artículo.

1.d4 d5 2.c4 e6 3.Cc3 Cf6 4.Ag5 Ae7 5.e3 0–0 6.Rc1 Ce4 7.Axe7 Dxe7  8.cxd5 Cxc3 9.Txc3 exd5 10.Dc2 c6 11.Cf3 Cd7 12.Ad3 Cf6 13.0–0 Ag4 14.Ce5 Ah5? Parece una idea natural para cambiar los el alfil en g6, pero solo trae problemas al negro 15.f4! Ce4 Ahora 15...Ag6 podría ser respondido con 16.f5,y otros movimientos invitarían a la preparatoria 16.h3 (o la inmadiata 16.g4). Ahora las blancas no pueden capturar dos veces en e4 por 17...f6. Pero pueden jugar  16.Axe4 dxe4 17.g4 Ag6 18.f5 f6 19.Cxg6 hxg6 20.fxg6 f5 21.gxf5 Dg5+ 22.Dg2 Txf5 23.Txf5 Dxf5 24.Tc5 Df6 25.Th5! Anticipándose a 25...Tf8, la cual permitiría ahora 26.Th8+! y 27.Dh3+ mate. A la inmediata 25.De4 seguiría 25...Tf8 26.Dg2 De6! 27.e4 Tf6 28.Tg5 Dc4 con contraataque. Marshall ahora no da a las negras ninguna oportunidad. 5...Te8 26.Dg4 Te6 27.Tg5 Td6 28.h4 Te6 29.h5 Te8 30.Tf5 De6 31.Tf4 Dd5 32.Df5 Rinden 1–0

3 comentarios:

Jorge Pistono dijo...

Excelente texto de historia del ajedrez, con un trasfondo triste: ¡qué horrenda es cualquier guerra! Mucho más si es de tan grandes proporciones.
Esperamos con interés lo que sucedió al ajedrez en la segunda guerra mundial.

Angel dijo...

Lo malo es que ahora estamos en una guerra ¡sin armas!.

Un saludo!.

Angel Jiménez Arteaga
http://www.ajedreztenerife.com

Joaquim dijo...

Como siempre, la guerra se lleva por delante el esfuerzo,la ilusión y el futuro de muchas personas.
Seguid adelante con los artículos.
Saludos cordiales