sábado, 26 de febrero de 2011

¡En qué estaría yo pensando!

Esta es la frase que se nos pasa a todos por la cabeza cuando nuestro adversario nos vence rápidamente . Las miniaturas dejan una honda impresión tanto en el vencedor como en el vencido, y suelen tener las siguientes características:
  • La victoria se produce en menos de veinte jugadas.

  • En las primeras jugadas de apertura ocurren graves errores tácticos.

  • A menudo suceden en variantes poco frecuentes de apertura.

  • El bando ganador juega con energía y no da tregua al adversario.
¿Quién no ha sufrido una miniatura? Creo que nadie se salva de este tipo de derrotas, podemos incluso encontrar numerosos ejemplos entre grandes maestros. Nosotros mostramos en este artículo una derrota del gran Reuben Fine y en artículos sucesivos pondremos algún ejemplo más.
Al ser tan breves y suceder en ellas serios errores, dan lugar a juegos espectaculares y originales. Veamos dos ejemplos en los que los peones son los grandes protagonistas.

Frank J. Marshall
Marshall - Rogosin [B20]
New York, 1924

1.e4 c5 2.b4 cxb4 3.a3 Cc6 [La teoría moderna aconseja jugar: 3...d5 4.exd5 Dxd5 5.Cf3 e5 con ligera ventaja negra.] 4.axb4 Cf6 [4. ... Cb4 o 4....d5 son mejores. Ahora el blanco no dará tregua a los caballos negros.] 5.b5 Cd4 6.c3 Ce6 7.e5 Cd5 8.c4 Cdf4?? [8...Cb6 9.d4 d6 10.exd6 exd6 Y el negro puede aguantar.] 9.g3 Cg6 10.f4 Cgxf4 [Deseseración. Con 10...Cd4 aún había partida.] 11.gxf4 Cxf4 12.d4 Cg6 13.h4 e6 14.h5 Después de haber sido atacado por toda la infantería del adversario (14 movimientos de peón) y en franca desventaja el negro se rinde. 1-0


Reuben Fine
Borochow - Fine[B03]
Pasadena 1932

1.e4 Cf6 2.e5 Cd5 3.d4 Cc6 [¡Error garrafal en la tercera jugada! Hay que jugar 3...d6 para que el blanco no imponga su iniciativa de forma decisiva.] 4.c4 Cb6 [La alternativa 4...Cdb4 5.a3 Ca6 6.b4 Cab8 7.b5 Ca5 también deja la partida en manos del blanco peor no pierde tan rápido.] 5.d5 Cxe5 6.c5 Cbc4 7.f4 e6 8.Dd4 [Aún con ventaja decisiva hay que jugar con cuidado. No se puede tomar el caballo por: 8.fxe5 Dh4+ 9.Re2 De4+ 10.Rf2 Axc5+-+] 8...Dh4+ 9.g3 Dh6 10.Cc3 exd5 11.fxe5 1-0
















2 comentarios:

LERMA dijo...

Hola Pedro y Luis,
como siempre, me ha gustado mucho este último "comentario" vuestro.

Aprovecho la ocasión, ya que sacáis una partida de Marshall, para sugeriros que, aprovechando la efemérides del centenario de San Sebastián 1911, le dediquéis alguna atención (si no lo habéis hecho ya, que seguro que sí) a este "caballero del tablero". Tengo entendido que fue gracias a su empeño que Capablanca pudo jugar (y ganar!!) este torneo que supuso el trampolín de su carrera.

Siempre me ha caído simpática su figura, no sólo por su agresiva manera de jugar y sus aportaciones a la teoría de aperturas, sino también por esa generosidad de quien supo ver en Capablanca el verdadero genio, y en vez de poner obstáculos a quien venía a "hacerle sombra", le ayudó a entrar en la élite mundial (en la que, de todos modos, habría ingresado tarde o temprano).

Vaya rollo me ha salido. Lo dicho, gracias una vez más a ti y a Luis. Un cordial saludo,

LERMA

Pedro Méndez Castedo dijo...

Hola Lerma:
Gracias por el comentario. La verdad es que Marshall se merece un buen artículo y esperamos no tardar mucho en ponerlo. Era un jugador potentísimo y bien lo demostró en actuaciones como la del torneo de Cambridge Springs (1904)o la de New Yor (1924).

Esperando seguir contándote como lector te deseo lo mejor en el Campeonato de Asturias.

PEDRO