lunes, 30 de marzo de 2009

Meet The Masters


















En el mundo del a
jedrez hubo grandes torneos y uno de ellos fue el del AVRO 1938. Este enfrentamiento reunió a los mejores jugadores de la época, que aportaron todo su conocimiento y capacidad competitiva y que supuso el albor de una nueva generación de maestros que muy pronto sustituirían a los Capablanca y Alekhine. Max Euwe, sin duda consciente de la importante nómina de participantes en el torneo, decidió escribir un hermoso libro describiendo las características del estilo de juego de cada uno de los maestros que intervinieron en el evento. Estamos por tanto ante la obra "Meet the Masters", Max Euwe, editorial Pitman & Sons 1940. Ocho interesantísimos capítulos ilustrados con estupendas fotografías de los protagonistas, narrando las biografías de los jugadores y analizando claramente sus estilos con varias partidas representativas de cada uno. Todo ello precedido por un prólogo en el que hace un preciso y conciso análisis del juego de estos grandes maestro; adjetivando incluso con una expresión concreta, como son las posiciones de juego que genera cada uno de ellos y la manera de competir de cada uno. Según el autor los estilos se difinirían así:

Alekhine: Posiciones favorables.
Capablanca: Posiciones claras.

Flohr: Posiciones tranquilas.

Botvinnik: Posiciones difíciles.

Fine: Posiciones afiladas.
Reshevsky: Posiciones aburridas.
Keres: Posiciones violentas.
Euwe: Posiones metódicas.

Pongamos de ejemplo la traducción de su opinión sobre Ruben Fine, cocampeón del torneo junto con Keres:

Ruben Fine


"Fine está sumamente dotado para la solución de problemas técnicos tales como la preservación de la pequeñas ventajas; aunque podemos precisar que esta es una característica de los jugadores jóvenes, que comparte con Reshevsky y Flohr. Más típica en él es su disposición para entrar en posiciones arriesgadas, con frecuencia en la misma apertura. No es un jugador combinativo como Alekhine, su afición por las posiciones críticas no es tan grande como para obligarle a arriesgarse. No, él ¡nunca toma riesgos! Tal cosa no está en su estilo, sin embargo su franco y evidente método, a menudo le fuerza a hacer movimientos que parecen arriesgados en al superficie y dan a su juego un doble filo. Al contrario que Capablanca, Flohr y Reshevsky, le gusta enfrentar a sus oponentes con problemas difíciles desde el mismo primer movimiento; no como Alekhine, lanzándose al ataque, o como Botvinnik, creando la oportunidad para contraatacar por sorpresa; y siempre vigilando su posición. Es un habil técnico, puede explotar mínimas ventajas con eficiencia pudiendo crear posiciones de ataque. Por encima de todo su juego es lógico. Hay un buen ejemplo de esto en el torneo de Amsterdan, 1936, donde inexperadamente perdió con uno de los jugadores más débiles en la primera ronda. El torneo era corto y había pocas oportunidades de rectificar su error. Otro jugador habría jugado arriesgadamente, esforzándose en arrancar algún punto en las siguientes partidas. Fine no, continuó jugando y compitiendo de la misma manera lógica y clara. Dejó caer unas tablas aquí y allí y el último día alcanzó la parte alta de la clasificación final. Como Reshevsky, Fine es un jugador brillante y muy experimentado, y puede lograr auténticas maravillas de juego eficaz en las situaciones complicadas y graves. Una cosa que dificulta su juego ahora y antes es su no demasiado frio caracter, que le entorpece a él más que a sus adversarios; eso si, debo admitir que su instinto para la lógica le permite superar estos fallos."

Un estupendo libro que, como tantos otros, jamás se publicó en España.

lunes, 9 de marzo de 2009

Los finales de L. Kubbel

Hoy mostramos un estudio de final creado por uno de los más grandes compositores de problemas, anteriores a la II Guerra Mundial; Leonid Kubbel (1891 - 1942). Este ajedrecista fue admirado, en su calidad de creador de estudios, por el mismísimo Emmanuel Lasker que también hizo sus ensayos en este campo del ajedrez. El estilo de Kubbel une elegancia y eficacia, sorprendiendo siempre por sus jugadas forzadas y sus remates. Su familia aportó tres magníficos ajedrecistas: Arvid Kubbel, gran competidor de destacada actuación en los primeros campeonatos nacionales rusos de ajedrez y Leonid y Eugeny Kubbel especialistas en el arte de los problemas de finales. Por los datos históricos que hemos encontrado, Arvid falleció en 1938 en un gulag estalinista; Leonid y Eugeny le siguieron pereciendo en el sitio de Estalingrado en 1942.
El estudio de final que presentamos colma todo lo que se puede esperar de estas creaciones, una secuencia original de jugadas forzadas, un sorprendente sacrificio de Dama y un movimiento final del rey blanco sencillo pero definitivo.

L. Kubbel
Blancas juegan y ganan.
Primer premio. "64" en 1923
Posición inicial.
Posición Blancas: Rd2, Dg5, Te6, Pc2, Pc4, Pd4, Pf4
Posición Negras: Rf8, Da8, Ag3, Cg8, Pa3, Pc6, Pe7, Ph4

En esta posición de partida las blancas tienen la amenaza de la coronación del peón negro en a6, lo que les obliga a meter al rey negro en una red de mate.
1.Tg6 Cf6
2.Dh6+ Rf7
Si 2...Re8 3.Dh8+ Rf7 4.Tg7, capturando la dama negra.

3. Txf6+ ef6
Si 3...Rg8 4.Dg5+ Rh7 5.Th6 mate
4. Dh7+ Re6

5. f5+ Rd6
6.c5+ Rd5
En este momento la red de mate se ha cerrado, pero ¿Como puede continuar el blanco? Tiene que dar mate con su peón de c2-c4 apoyado por el rey, pero la dama negra estorba mucho. Aquí se muestra la genialidad de Kubbel.

7. Dg8 + !!!
Precioso y sorprendente. El negro se ve obligado al cambio de damas y queda a merced del blanco completamente indefenso.
7....... Dxg8
8. Rd3!!
Sutil pero letal. y a cualquiera que juegue el negro, por ejemplo.
8....,a7
9. c4 Mate.


Ser sublime en cualquier actividad humana parece complicado, pero algunos lo consiguieron en ajedrez.