martes, 19 de febrero de 2008

Divirtámonos dando mate

Teniendo en cuenta la sobrecarga defensiva del alfil negro, el dominio de las torres blancas de la columna c y la 7ª fila, y la penetración de la dama blanca por las débiles casillas blancas del bando negro, podemos hacer un remate fantástico.
Divirtámonos dando mate al rey negro, tal como hizo Bronstein con Gligoric.

domingo, 17 de febrero de 2008

Nuestros predecesores eran todos geniales


He llegado a esta conclusión después de haber leido un libro, hasta hace poco totalmente desconocido para mí, "The World's Great Chess Games" Ruben Fine 1951, editorial Bonanza Books New York.

Al abrir por primera vez sus páginas me encontré con un sumario que me resultó extrañamente familiar. El índice de la obra de Fine contenía y repartía las mejores partidas del mundo hasta 1951, según su autor, en espacios temporales históricos coincidentes con la vida de los distintos campeones mundiales de ajedrez. Había un primer capítulo de introducción histórica, un segundo dedicado a jugadores previos a P. Morphy, y de ahí en adelante siete capítulos más correspondientes a las distintas eras o edades, como las denomina Fine, de cada uno de los campeones asignándoles a todos y cada uno el título "La edad de Morphy, Lasker, Capablanca, etc ". Evidentemente termina en 1951 en la era Botvinnik fecha de la publicación.

Esta distribución trajo a mi mente otra obra actual, contemporánea y mucho más extensa en volumen que tiene una estructura muy parecida, por no decir igual, se trata de "Mis Geniales Predecesores" de Kasparov. Este autor divide también su libro en capítulos que toman como referencia a los distintos campeones mundiales para contarnos la historia de los más grandes acontecimientos del ajedrez moderno, desde antes de Morphy a nuestros días.

La similitud entre los dos libros aumentó mi curiosidad y como había leido los cuatro tomos publicados hasta hoy escritos por el campeón ruso, realicé un estudio comparativo de las dos obras sacando una someras conclusiones:

a) ¿Conocía Kasparov la obra de Fine antes de publicar la suya? Siendo el libro escrito por Fine de 1951 es evidente que si; respalda esta afirmación el hecho de la fama del americano como escritor y divulgador de libros de ajedrez y la gran difusión que tuvieron los mismos. La afirmación de Kasparov, en la introducción al primer tomo de su obra, sobre la originalidad del nuevo enfoque histórico de la misma no es del todo cierta, hubo "predecesores" que ya tuvieron este mismo enfoque.

b) Kasparov hace un análisis de las distintas épocas de cada campeón mundial a lo ancho, es decir, se detiene analizando profundamente con recursos informáticos, de forma digamos que sobrehumana, numerosas partidas de los campeones, dejando a los maestros que jugaron contra ellos en un segundo plano. Se da el caso de que figuras históricas geniales como Tartakover apenas aparecen. Fine revisa las distintas eras y las analiza en sentido longitudinal, cita a los campeones mundiales y a sus coetáneos siempre con una introducción y algunas partidas importantes de cada uno, pero todos están considerados y comentados en un plano de igualdad en la contribución a la historia de nuestro juego.

c) Mientras Fine hace una distribución de jugadores cronológica y estricta, incluyendo en cada etapa a los maestros de ajedrez más relevantes para la historia; Kasparov los reparte de manera anárquica en algunos capítulos; como es el caso de los GM occidentales de los años cuarenta y cincuenta del siglo XX, que tendrían que ir en el capítulo correspondiente a Botvinnik y sin embargo los coloca en el tomo cuarto dedicado a Fischer. Esto induce a confusión.

d) Podemos decir que el magnífico libro de Kasparov parte del trabajo previo de autores como Fine, la mayoría de las partidas de "The World`s Great Chess Games" estan incluidas en "Mis Geniales Predecesores", pero aumentando el número de partidas y la profundidad de las mismas con la aplicación de recursos informáticos. Esto le confiere una magnificencia y amplitud que ninguna obra de ajedrez había alcanzado hasta ahora. Por otra parte esas mismas características, los defectos de estructuración citados unido a la división de la obra en varios tomos, pueden hacer dificultosa su lectura para lectores inexpertos.
El texto de Fine tiene una dimensión mucho más humana, con análisis de las partidas escuetos pero suficientes en profundidad. La estructura formal de la obra es impecable, clara y sin distorsiones temporales. Se ve la experiencia docente de Fine y su gran nivel como escritor de libros de ajedrez.

Concluiré por tanto recomendando la lectura de la obra de Fine, es muy didáctica como obra histórica, y complementaria de la de Kasparov aunque sea previa en el tiempo. Como anécdota comentaré que incluso nos muestra a GM relevantes y geniales en su época y que no aparecen en el libro de Kasparov, como Ignatz Kolisch ¿Lo conocen? o nuestro Arturo Pomar.

Disfruten con su lectura.




martes, 12 de febrero de 2008

Román Torán Albero (1931 - 2005)

Nacido en Gijón, Maestro Internacional de Ajedrez y árbitro internacional. Campeón de Asturias en 1950 y 1951. Ganó el campeonato de España individual en 1951 y 1953. Representó a España en seis Olimpiadas y varios encuentros internacionales. Campeón de España por equipos con el Chardenet en 1960 y 1963, y con el Schweppes en 1968, 1970 y 1971. Fue un gran divulgador del Ajedrez: colaboró en varios diarios de alcance nacional, dirigió las revistas "Ajedrez Español" y "Ocho por Ocho". Publicó varios libros de ajedrez, entre ellos: "Bronstein, el Genio del Ajedrez Moderno", Smislov Campeón del Mundo", "La Defensa Holandesa", "La Defensa Merano", "Finales de Alfiles y Peones" y "Match Karpov - Korchnoi 1978". Presidente de la Federación Española de Ajedrez desde 1988 hasta 2000. Desempeñó el cargo de Presidente Adjunto de la Federación Internacional desde 1982 hasta 1990, de la que fue miembro de honor y del consejo ejecutivo.


Toran Albero,R - Whiteley,A

Clare Benedict Cup Vienna, 22.05.1972

1.Cf3 Cf6 2.c4 c6 3.Cc3 d5 4.d4 e6 5.e3 Cbd7 6.Ad3 dxc4 7.Axc4 b5 8.Ad3 Ab7 9.e4 b4 10.Ca4 c5 11.e5 Cd5 12.0-0 Tc8 13.Cxc5 Axc5 14.dxc5 Cxc5 15.Ab5+ Ac6 16.Axc6+ Txc6 17.Cd4 Tb6 18.Dg4 g6 19.Ag5 Db8 20.De2 Cd7 21.Ah6 Tg8 22.f4 g5 23.Axg5 Cxe5 24.Tac1 Cg6 25.De4 Cf8 26.Tfe1 Td6 27.Rh1 Tg6 28.Ah4 Cf6 29.De5 C8d7 30.Dxd6 Db7 31.Dc6 1-0







lunes, 4 de febrero de 2008

Prehistoria de la FEDA y la FADA

En artículo a dos columnas publicado en el diario local "La Prensa" el día veinticinco de junio de 1921, se hace crónica del campeonato de España ganado por Golmayo; se comenta la necesidad surgida, entre los asistentes al mismo, de la creación de una Federación Nacional, así como de una comisión iniciadora, que recorriese las distintas provincias para explorar la opinión y hacer propaganda de esta iniciativa. El articulista comenta también las posibles dificultades que esta comisión se puede encontrar en las distintas regiones, y a propósito de Asturias dice:

...Son innumerables los adeptos que el ajedrez cuenta en España; pero hay regiones como Asturias, por ejemplo, en que la afición no está encauzada y carece de toda organización; siendo, por esto, numerosos los indivíduos que en ellas se dedican, no a "jugar al ajedrez" sino a "mover las piezas" a "pousser du bois" (mover madera) como dicen los franceses, pues carecen de todo estímulo para profundizar en las combinaciones de este maravilloso juego; apenas si de tarde en tarde algún torneo local o alguna partida por correspondencia vienen a despertar momentáneamente el interés de estos aficionados, desparramados en mil tertulias y sociedades. En Asturias se acentúa de modo lamentable esta falta de organización. En el reciente torneo nacional, nuestra región no tuvo ningún representante; desde la muerte del maestro Pozo ha sido y es una incógnita la cuestión del campeonato regional. Y no puede achacarse todo esto a la falta de afición; ahí tenemos al Casino de Avilés, que fué, durante algún tiempo -y no sabemos si aún continúa siendo- un vivero de notables ajedrecistas, entre los cuales citaremos al actual campeón gijonés don Serafín Álvarez; el Casino de Gijón, el Club de Regatas, el Ateneo Ob rero, el Casino de Oviedo; en todas estas sociedades y en otyras muchas se practica, en mayor o menor escala, el ajedrez, sin contar el sinnúmero de aficionados esparcidos por los cafés que hacen de este juego su pasatiempo favorito.........

Continúa el articulista abogando por la organización inminente de un campeonato regional y por la consecuente creación de la Federación Asturiana, aprovechando el entusiasmo del campeonato nacional celebrado.
Termina el artículo con la muestra de una partida del reciente campeonato nacional 1921, entre el campeón de Aragon D. José Juncosa y el aficionado D.Manuel Zaragoza.