domingo, 17 de febrero de 2008

Nuestros predecesores eran todos geniales


He llegado a esta conclusión después de haber leido un libro, hasta hace poco totalmente desconocido para mí, "The World's Great Chess Games" Ruben Fine 1951, editorial Bonanza Books New York.

Al abrir por primera vez sus páginas me encontré con un sumario que me resultó extrañamente familiar. El índice de la obra de Fine contenía y repartía las mejores partidas del mundo hasta 1951, según su autor, en espacios temporales históricos coincidentes con la vida de los distintos campeones mundiales de ajedrez. Había un primer capítulo de introducción histórica, un segundo dedicado a jugadores previos a P. Morphy, y de ahí en adelante siete capítulos más correspondientes a las distintas eras o edades, como las denomina Fine, de cada uno de los campeones asignándoles a todos y cada uno el título "La edad de Morphy, Lasker, Capablanca, etc ". Evidentemente termina en 1951 en la era Botvinnik fecha de la publicación.

Esta distribución trajo a mi mente otra obra actual, contemporánea y mucho más extensa en volumen que tiene una estructura muy parecida, por no decir igual, se trata de "Mis Geniales Predecesores" de Kasparov. Este autor divide también su libro en capítulos que toman como referencia a los distintos campeones mundiales para contarnos la historia de los más grandes acontecimientos del ajedrez moderno, desde antes de Morphy a nuestros días.

La similitud entre los dos libros aumentó mi curiosidad y como había leido los cuatro tomos publicados hasta hoy escritos por el campeón ruso, realicé un estudio comparativo de las dos obras sacando una someras conclusiones:

a) ¿Conocía Kasparov la obra de Fine antes de publicar la suya? Siendo el libro escrito por Fine de 1951 es evidente que si; respalda esta afirmación el hecho de la fama del americano como escritor y divulgador de libros de ajedrez y la gran difusión que tuvieron los mismos. La afirmación de Kasparov, en la introducción al primer tomo de su obra, sobre la originalidad del nuevo enfoque histórico de la misma no es del todo cierta, hubo "predecesores" que ya tuvieron este mismo enfoque.

b) Kasparov hace un análisis de las distintas épocas de cada campeón mundial a lo ancho, es decir, se detiene analizando profundamente con recursos informáticos, de forma digamos que sobrehumana, numerosas partidas de los campeones, dejando a los maestros que jugaron contra ellos en un segundo plano. Se da el caso de que figuras históricas geniales como Tartakover apenas aparecen. Fine revisa las distintas eras y las analiza en sentido longitudinal, cita a los campeones mundiales y a sus coetáneos siempre con una introducción y algunas partidas importantes de cada uno, pero todos están considerados y comentados en un plano de igualdad en la contribución a la historia de nuestro juego.

c) Mientras Fine hace una distribución de jugadores cronológica y estricta, incluyendo en cada etapa a los maestros de ajedrez más relevantes para la historia; Kasparov los reparte de manera anárquica en algunos capítulos; como es el caso de los GM occidentales de los años cuarenta y cincuenta del siglo XX, que tendrían que ir en el capítulo correspondiente a Botvinnik y sin embargo los coloca en el tomo cuarto dedicado a Fischer. Esto induce a confusión.

d) Podemos decir que el magnífico libro de Kasparov parte del trabajo previo de autores como Fine, la mayoría de las partidas de "The World`s Great Chess Games" estan incluidas en "Mis Geniales Predecesores", pero aumentando el número de partidas y la profundidad de las mismas con la aplicación de recursos informáticos. Esto le confiere una magnificencia y amplitud que ninguna obra de ajedrez había alcanzado hasta ahora. Por otra parte esas mismas características, los defectos de estructuración citados unido a la división de la obra en varios tomos, pueden hacer dificultosa su lectura para lectores inexpertos.
El texto de Fine tiene una dimensión mucho más humana, con análisis de las partidas escuetos pero suficientes en profundidad. La estructura formal de la obra es impecable, clara y sin distorsiones temporales. Se ve la experiencia docente de Fine y su gran nivel como escritor de libros de ajedrez.

Concluiré por tanto recomendando la lectura de la obra de Fine, es muy didáctica como obra histórica, y complementaria de la de Kasparov aunque sea previa en el tiempo. Como anécdota comentaré que incluso nos muestra a GM relevantes y geniales en su época y que no aparecen en el libro de Kasparov, como Ignatz Kolisch ¿Lo conocen? o nuestro Arturo Pomar.

Disfruten con su lectura.




6 comentarios:

David Llada dijo...

Mis felicitaciones por esta entrada.

Tuve el libro de Fine en mis manos en una ocasión, pero me quedé con la miel en los labios. Vivía muy a lo pobre por entonces (tampoco es que con el tiempo haya mejorado mucho la cosa) y no podía permitirme comprar libros.

Ahora que tu escrito me lo ha recordado, intentaré hacerme con él por ebay. Como bien indicas, es un buen complemento al de Kasparov: si bien la "enciclopedia" de Garry es una obra magnífica y con análisis más correctos, el otro parecía "más humano"...

Anónimo dijo...

Excelente entrada, ¿el libro de Fine sigue a la venta o esta descatalogado?, porque por vuestros comentarios parece muy interesante. Saludos, Juanra.

Luis Méndez Castedo dijo...

Hola Juanra:Gracias

El libro de Fine nunca se publicó en España, ahora solo se puede conseguir en librerías de antiguo.
Concretamente el que reseñamos fue adquirido en una librería inglesa.
Un saludo
Luis MC

Luis Méndez Castedo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Arquero del Rey dijo...

Luis: Excelente análisis comparativo de dos obras que son fundamentales y creo, lectura obligada de cualquier ajedrecista con aspiraciones de progresar.
Nunca tuve en mis manos el libro de Fine, pero debe ser de una calidad "superior". Creo que el americano es una de las figuras postergadas en cuanto a reconocimientos. Es, en palabras de Kasparov (ver el libro "Como la vida imita al ajedrez" de Ed. Debate) uno de los tantos "campeones sin corona".
Un abrazo pampeano.
Guillermo Saitúa
"Arquero del Rey"

Anónimo dijo...

Hola
SI bien es un acierto recordar a Ruben Fine, no se desmerece la monumental obra de KAsparov en ningún sentido.
Además, prefiero que sea Kasparov quien nos entregue su visi histórica del la ajedrez, considerando el nivel y la importancia que alcanzó.
No creo que alguien intente copiar a otro, es simplemente que cuando se intenta abordar el ajedrez históricamente las alternativas y el estilo pueden parecerse.
Recordar románticamente a Fine e idealizarlo poniéndolo por sobre Kasparov me parece un error.
D. Saavedra