martes, 18 de agosto de 2009

Fischer leyó a Steinitz

En estos tiempos que corren, donde la teoría del ajedrez ha evolucionado por amplios y diversos caminos, sigue siendo muy refrescante dedicar parte de nuestro tiempo a releer a los clásicos; ellos abrieron el mundo de las ideas en ajedrez e hicieron aportaciones en muchos casos únicas que se han seguido usando a lo largo de los siglos. Esto puede observarse al examinar la obra de W. Steinitz, con sus principios ajedrecísticos plasmados en su libro "The Modern Chess Instructor" 1889, que analizaremos detalladamente en un próximo artículo, donde muestra sus aportaciones a la teoría de las aperturas de la época, sobre todo en las abiertas, Escocesa, Española o la Defensa de los Dos Caballos.

Por su contenido y popularidad se difundió a finales del s. XIX sobre todo por los paises sajones. A lo largo de sus páginas podemos desgranar las numerosas ideas de Steinitz que posteriormente han repetido y mejorado otros maestros del s. XX aumentando su saber ajedrecístico.

Después de atenta lectura incluso podemos emitir una afirmación que hemos comprobado:
¡R. Fischer leyó a W. Steinitz!


Durante el periodo de formación como ajedrecista en los años sesenta del s. XX, Fischer estudió la Defensa de los Dos Caballos. En este sistema Steinitz había hecho una aportación un tanto bizarra, consistente en la retitada del caballo blanco al escaque h3 en vez de a f3 en la novena jugada (9. Ch3...), y lo había expuesto claramente en "The Modern Chess Instructor" describiendo la variante con diagrama incluido y con los árboles de variantes. Esta jugada la utilizó en sus encuentros contra Chigorin, con suerte diversa. La linea se desarrolla:
1.e4 e5 2.Cf3 Cc6 3.Ac4 Cf6!? 4.Cg5 d5 5.exd5 Ca5 6.Ab5+ c6 7.dxc6 bxc6 8.Ae2 h6 9.Ch3!? (Diagrama superior)

Fischer por su parte, habiendo leido la obra del antiguo campeón del mundo, analizó este original movimiento y lo empleó en el año 1963 en el Open de Nueva York contra dos adversarios, Bisguier y Radoicic, con buen resultado, e incluyó las partidas en su libro "Mis 60 mejores partidas" edit. Fundamentos 1986, cuya página 214 podemos ver en el segundo diagrama de este artículo. La partida transcurrió como sigue.
Fischer,Robert James - Bisguier,Arthur Bernard [C59]
Open de Nueva York, 1963

1.e4 e5 2.Cf3 Cc6 3.Ac4 Cf6!? 4.Cg5 [4.d3²; 4.0–0 Cxe4 5.Cc3 Cxc3 6.dxc3 De7!µ; 4.d4 Lange,M] 4...d5 5.exd5 Ca5 [5...Cd4!? Fritz,A; 5...b5!? Ulvestad,O; 5...Cxd5 6.d4!‚ (6.Cxf7!?) ] 6.Ab5+ c6 7.dxc6 bxc6 8.Ae2 h6 9.Ch3!? Steinitz,W 9...Ac5 10.0–0 [10.d3! ¹ 10...0–0 11.Cc3 Te8 12.0–0 Axh3 13.gxh3 Dd7 14.Ag4 Cxg4 15.hxg4 Fischer,R-Radoicic,M Nueva York 1963] 10...0–0 11.d3 Axh3 [11...Cd5 12.c4 Ce7 13.Rh1 Axh3 14.gxh3 Cf5 15.f4 exf4 16.Axf4 Ce3 17.Axe3 Axe3 18.Cc3+- Steinitz,W-Chigorin,M (6) Habana WCH 1892; 11...Ch7 Gottschall,H] 12.gxh3 Dd7 13.Af3 Dxh3 14.Cd2 [14.Ag2 Dh4! 15.De1 Tfe8! 16.Dxa5 Cg4 17.h3 Axf2+ 18.Txf2 (18.Rh1 Dg3) 18...Dxf2+ 19.Rh1 e4! 20.hxg4 (20.dxe4 Txe4) 20...exd3–+] 14...Tad8 [14...e4? 15.Cxe4 Cxe4 16.Axe4 Ad6 17.f4] 15.Ag2 Df5 [15...Dh4? 16.Cf3 Dh5 17.De1] 16.De1 [16.Df3] 16...Tfe8 17.Ce4 Ab6 18.Cxf6+ [18.b4 Cb7 19.b5] 18...Dxf6 19.Rh1 c5 20.Dc3! Cc6 [20...g5? 21.f4!] 21.f4 Cd4 22.Dc4! [22.fxe5 Dxe5 23.Af4 De2] 22...Dg6 [22...De6 23.Da4 Dd7? 24.Dxd7 Txd7 25.c3 Cc2 26.Ac6!] 23.c3 [23.Ae4 Dh5 24.f5 De2 25.Tg1 Cf3!] 23...Cf5 [23...Ce2 24.f5 Df6 (24...Dh5? 25.Af3!) 25.Ae3 Cf4 26.Ae4] 24.fxe5 [24.Ae4 Dh5÷] 24...Txe5 25.Af4 [25.Df4 Ac7! 26.Ae4 Dh5!] 25...Te2 [25...Ce3 26.Axe3 Txe3=] 26.Ae4 Txb2? En el momento culminante de la partida las negras cometen este error, lo correcto es [26...Te8! 27.Tg1 (27.Af3 ¹ 27...Txb2 28.Tae1= ­) 27...Dh5 28.Taf1 Ce3! 29.Db5 Txe4 30.dxe4 Cxf1 31.De8+ (31.Txf1 Dg4–+) 31...Rh7 32.Txg7+ Rxg7 33.Ae5+ Dxe5 34.Dxe5+ f6 35.De7+ Rg6 36.De8+ Rg5–+] 27.Ae5!+- Te8 28.Txf5 Txe5 29.Txe5
1–0
La lectura de Steinitz le reportó al joven Fischer conocer y utilizar una jugada sorprendente, que en la práctica moderna no se usaba desde principios del siglo veinte. El ajedrez actual debe muchas cosas a los grandes clásicos de su historia, lo mejor que podemos hacer para agradecérselo es releer sus libros e intentar aplicar sus ideas.



martes, 4 de agosto de 2009

Una lección de defensa


Una de las situaciones más difíciles de la defensa en ajedrez, la encontramos cuando hemos de responder a amenazas que no pueden impedirse ¿Qué debemos hacer? Los mejores defensores de toda la historia del ajedrez (Steiniz, Lasker, Petrosian, Korchnói, etc.) nos han enseñado que debemos disminuir los efectos de las amenazas usando recursos como el bloqueo, el cambiando de piezas, descubrir nuevos objetivos de ataque, distraer la atención del contrario, etc.

Una buena muestra de cómo debemos defendernos en estas circunstancias las tenemos en la partida Klaman,Konstantin - Korchnói,Víctor; XXIV Campeonato de la URSS Moscú, 1957. Está Comentada por Andrew Soltis en su gran libro “El Arte de la Defensa” pág. 95, Edit. Paidotribo. Las negras salvan de una forma muy instructiva una posición llena de debilidades estáticas irreparables; para ello cuentan con alguna ayuda del contrario, pero son capaces de, con una vigilancia intensa, descubrir buenas jugadas de anticipación. Aprendamos de la lección de Korchnói. (Los comentarios están extraidos del libro de Soltis)

1.d4 Cf6 2.Cf3 c5 3.d5 g6 4.Cc3 d6 5.e4 Ag7 6.Ag5 0–0 7.Cd2 Cbd7 8.Ae2 Tb8 9.0–0 Ce8 10.a4 a6 11.a5 Cc7 12.Cc4 De8 13.Ca4 Ca8 14.c3 Ce5 15.Cxe5 Axe5 16.Ah6 Ag7 17.Axg7 Rxg7 18.b4 cxb4 19.Dd4+ f6 20.cxb4 Ad7 21.Cc3 (Ver posición) Las negras han jugado francamente mal y se encuentran en una posición sin contrajuego. Las blancas pueden emprender acciones claras preparando la ruptura e5, o explotando las casillas débiles de las negras en el flanco de rey. Veamos como se enfrentó Korchnói con la situación. 21...Tc8 22.Tac1 Dd8! En primer lugar cambia de ubicación la Dama para que pueda influir de una manera importante en los acontecimientos. 23.f4 Dc7 24.Ad3 Db8! 25.Tfe1 Rg8 En segundo lugar apartan la pieza más vulnerable de una línea a punto de abrirse. 26.e5 fxe5 27.fxe5 Af5 28.Ac4 Tc7 29.g4 Dc8! En tercer lugar, aprovechando un ligero fallo de las blancas, dan este golpe táctico que fuerzan una liquidación de casi ntodas las fuerzas. 30.Ce4 Axe4 31.Txe4 Db8 32.Tce1 b5 33.axb6 Dxb6 34.Dxb6 Cxb6 35.Axa6 dxe5 36.Txe5 Tf4 37.g5 Txb4 38.Af1 Tg4+ 39.Rh1 Tf4 40.Ah3 Rf8 41.Tb1 Cc4 42.Ae6 Rg7 43.Te2 Cd6 44.Tbe1 Cf7 45.Axf7 Txf7 46.Te5 Td7 47.Td1 ½–½